Habilidades para identificar y expresar emociones:

¿Cómo propiciar un crecimiento personal?

Si yo no sé lo que siento difícilmente sabré como gestionar, como manejarme en la vida, cuales son las metas a las que aspiro, las cosas que me gustan o me disgustan, las personas con las que me gusta compartir o no me gusta compartir. Y hay muchas personas que sea la razón que sea han perdido ese contacto con su mundo emocional, de tal forma que tienen verdaderamente dificultades para saber cómo se están sintiendo. Así que, uno de los componentes necesarios y primer núcleo de habilidades de la Inteligencia emocional será aprender a identificar, a conocer como me siento.

¿Qué estoy sintiendo? Al mismo tiempo no es solo importante saber que estoy sintiendo, sino verbalizar como me estoy sintiendo. ¿Alguna vez te ha pasado que te has sentido mal porque tu madre/padre novia/o amiga/o no sabe qué te pasa? Probablemente sea porque no has sido capaz de verbalizar tus emociones y no responden a tus necesidades emocionales porque no son adivinos.

El segundo núcleo de habilidades tiene que ver con la comprensión emocional, es una habilidad bastante compleja, incluiría que las emociones no son sencillas y que a veces son bastante complejas. Por ejemplo una misma persona podría generar en nosotros el sentimiento de amor y de odio. También implicaría darnos cuenta que significado tienen las emociones y que nos están diciendo al respecto de lo que nos sucede cuando abordamos una relación interpersonal y vemos que nos hace sentir triste, de alguna forma esta tristeza nos pone de manifiesto que esta relación se está acabando. Pero también es importante entender como las emociones van experimentando una transición y como se va pasando unas emociones a otras en función de cómo se van desencadenando los acontecimientos. Al principio podemos tener una emoción de enfado, porque sentimos que una meta puede sernos arrebatada, y sin embargo si luego sabemos gestionar la situación de forma adecuada sentirnos satisfechos porque hemos logrado el objetivo.

¿CÓMO CONDUCIRNOS HACIA LA MADUREZ EMOCIONAL?

Para ello cabe preguntarse cómo serían las personas que no son inteligentes emocionalmente. A un nivel muy básico, estas personas no saben identificar sus sensaciones físicas, es decir, están tan desconectadas de su propio cuerpo que llega un momento que ni siquiera perciben sus sensaciones de malestar. Podría ocurrir que sea consciente de esas sensaciones pero no la vincula a una respuesta emocional, un ejemplo es el niño que tiene un dolor de estómago pero no es capaz de identificar que está inquieto porque tiene que realizar una prueba o un examen. Podría ser una persona que sabe cómo se siente y sabe expresar lo que siente pero no toma las decisiones adecuadas para abordar la situación que está viviendo. También podría darse el caso una persona con dificultad de controlar las emociones, estas personas han tratado durante mucho tiempo mantener a raya sus emociones de no sentir ni experimentar, es decir, rechazaban esa emoción y lo que han logrado con ello es que la emoción se manifiesta incontrolable. También a veces hay personas con dificultad para gestionar emociones, cuando están dando una respuesta en el presente, pero realmente están dando una respuesta a una situación no superada en el pasado, por ejemplo podemos hacer una puntualización sobre el comportamiento de alguien decir que nos gustaría que actuara de otra forma y ver que esa persona responde muy irascible, muy agresiva, fácilmente es una persona que no está respondiendo a lo que está pasando aquí ahora en ese momento, sino que está respondiendo a una situación en la que se ha sentido vulnerable, muy criticado en el pasado y eso hace que se haya vuelto muy sensible a las situaciones del presente.

Otra de las cosas que podría generar que una persona no es inteligente emocionalmente es cuando inconscientemente genera una serie de emociones manipulativas para obtener una ganancia. Por ejemplo una persona que aparece con el rostro muy enfadado porque quiere que los otros le presten atención, en vez de expresar lo que sienten o sus necesidades.

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLE PARA SENTIRSE MEJOR:

  • Descansar adecuadamente. Dormir el número de horas necesario en el sitio adecuado. No ir a dormir en un estado de agitación o de estrés, para ello es necesario practicar la relajación. Todo lo que pueda facilitar el proceso del descanso, ya que es muy importante para levantarnos con fuerzas renovadas.
  • Realización del ejercicio físico: Nos ayuda a sentirnos más enérgicos, más optimista. y que de alguna forma va a facilitar la experiencia personal positiva, el llevar a cabo una dieta saludable, ya que tiene una relación directa con las emociones positivas. El controlar la ingesta de drogas, que a lo mejor a corto plazo nos pueden hacer sentir bien pero a largo plazo puede tener un efecto negativo.
  • Hacer lo que a uno le gusta: Les hace sentir bien, le devuelven una imagen positiva de sí mismo, esas actividades que de alguna forma hace que el individuo desarrolle sus propias fortalezas personales o destrezas y que están directamente conectadas con el bienestar psicológico.

 

En los siguientes artículos sobre Inteligencia Emocional, hablaremos sobre cual sería la evolución de esa persona y claves para gestionar una emoción negativa. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s